martes, 9 de septiembre de 2014

¿Las redes sociales potencian la solidaridad?


Hasta hace muy poco, Twitter y Facebook tenían 3 veces menos usuarios de los que tienen hoy en día. Para 2020, se espera que en la Argentina más del 75% de las personas tengan acceso a banda ancha. Pero ¿qué tiene que ver todo esto con las acciones solidarias?

El mayor acceso a Internet y la explosión de las redes sociales no solo han permitido que millones de argentinos puedan compartir su vida social con amigos o conocidos, sino que también están produciendo un nuevo tipo de participación ciudadana. En el mundo sin Internet (parece difícil pensarlo en retrospectiva) las acciones solidarias estaban limitadas por el tiempo y la capacidad de cada uno de trasladarse, o de ayudar a una persona o grupo, de manera directa. Internet nos está permitiendo reducir estas barreras y ampliar aún más nuestra capacidad de ayudar. Pareciera que un nuevo tipo de ciudadanía más activa y comprometida con los problemas de su barrio, ciudad o país está surgiendo de la mano del crecimiento de las redes sociales. Firmar una petición, donar una suma pequeña de dinero a una causa o sumarse a eventos virtuales para apoyar alguna organización son algunos de los nuevos canales que los argentinos tenemos para ayudarnos. Es así como en los últimos años personas que tradicionalmente no estaban vinculadas a lo que suele llamarse "iniciativas de cambio social¨ o "acciones solidarias" están empezando a sumarse a este tipo de campañas, "porque lo vi en Facebook" o "porque me lo mandó mi vecina por mail".

En la Argentina, plataformas como change.org, con ya casi 2 millones de usuarios activos o nobleza obliga (www. noblezaobliga.com) están dando la posibilidad de descubrir nuevas formas de participación. Firmar una petición o donar dinero por Internet no reemplaza los canales institucionales de nuestra joven democracia, pero sí amplía de manera efectiva nuestra capacidad para involucrarnos.Muchas veces se habla de democracia 2.0 o ciudadanía 2.0 para explicar esta nueva forma de participación a través de Internet. creo que este tipo de plataformas no son una alternativa superadora, sino que ayudan y permiten que millones de personas sean más comprometidas, activas y refuercen la democracia que tenemos. Una democracia que solo tiene 30 años, y que no debemos menoscabar pensando que se trata de una versión 1.0 A fines de 2013 un grupo de padres y madres de diferentes partes del país empezaron una campaña por Facebook en donde les pedían a otras personas que subieran fotos de sus hijos con un cartel que decía: Congreso de la Nación: Actualicen la Ley de Diabetes. Esta campaña generó tanta adhesión, que las mamás y papás que habían empezado esta serie de acciones en Facebook decieron subir una petición en change.org dirigida a las comisiones de Salud del congreso.

¿El objetivo? lograr la actualización de una ley del año 1984 que no permitía a los pacientes acceder, a través de su obra social o prepaga, a los los tratamientos más modernos para la diabetes. En solo 3 meses, este grupo de padres logró que su petición tuviera más de 80.000 firmas y que en tiempo record un senador logrará la aprobación en comisión y la sanción la ley en el senado y en diputados. recientemente, el mismo grupo de padres, consiguió otras 97.000 firmas a través de una petición dirigida al Ministerio de Salud para que finalmente se reglamentara la ley, y las personas con diabetes en Argentina puedan acceder sin limitaciones a los mejores tratamientos. Quizás hace algunos años estos padres hubieran tenido que hacer un periplo interminable para lograr "posicionar" este tema en la cabeza de los diputados y senadores que votaron la ley. En este caso, lo lograron usando el poder que les daba Internet. 

Un poder que, usado para generar cambio social, está transformando la forma en que los argentinos nos vamos convirtiendo en ciudadanos más activos y comprometidos.

Fuente: La Nación

Link: http://www.lanacion.com.ar/1724402-las-redes-sociales-potencian-la-solidaridad

No hay comentarios:

Publicar un comentario