martes, 5 de agosto de 2014

Cuando con pequeños gestos conseguimos grandes resultados

Son muchas las acciones que podemos hacer con poco esfuerzo, y que, sumadas a las de muchos otros, se transforman en impactos positivos para la sociedad y el ambiente


El 19 de junio de 2012 en Estados Unidos Lautaro Javier volvió a nacer. Aquel cumpleaños sería diferente, incluso hoy es diferente. Lautaro festeja sus 13 años, después de haber sorteado junto a su familia, las vicisitudes de la vida que lo hicieron enfrentarse con una enfermedad rara. De esas que son difíciles de escribir, difíciles de pronunciar, difíciles de entender. "Leucodistrofia metacromática", dice Eduardo Javier, papá de Lautaro. Sería degenerativa, progresiva y requería de un trasplante de médula ósea para lograr detenerla. Y, también de una gran cantidad de dinero para realizar la intervención: 1,1 millones de dólares.

Como si alguien pudiese ponerle precio a la vida, los padres de Lautaro lograron igualmente conseguir en tan sólo tres meses la suma de dinero necesaria. ¿Cómo? Cada uno aportó su granito de arena, que iba desde recaudar dinero hasta acompañar a la familia en este largo camino.

En nuestro país existen infinidad de casos donde, a través de pequeñas acciones, se logran grandes cosas y sin que requiera una gran inversión de tiempo. Acciones simples como juntar dinero, botellas y/o tapitas para reciclar o firmas para que una causa se ponga en marcha y conseguir así resultados concretos.

Tal es el caso de Constanza Hlawaczek que, junto a las familias que integran N.A.Dia (Asociación Civil de Padres Unidos por la Diabetes) pudieron juntar firmas para modificar la ley de diabetes. "Siempre escuchábamos innumerables casos de mamás que tenían algún problema con el tema del tratamiento para sus hijos. Un día justo me llega un mail de la organización Change (plataforma de peticiones que busca empoderar a las personas para que generen los cambios que se proponen) para firmar una petición online y se me ocurrió que podía hacer la mía", cuenta Constanza mamá de Tomás de 12 años.

Así, sacó la primera petición, con la foto de su hijo acompañada de un cartel donde pedían que los legisladores nacionales escucharan el reclamo. "Era muy necesario una modificación y actualización de la Ley Nº 23753 en función de los avances tecnológicos -explica Constanza-. Estaba obsoleta. Con la petición en mano y tras golpear muchas puertas -no fue fácil, aclara- logramos que el Senado de la Nación diera media sanción al proyecto de ley".

Para la familia de Lautaro tampoco fue fácil entender qué estaba pasando con el pequeño y más dar con el lugar indicado que quisiera tomar el caso. "Lautaro hasta cuarto grado era un cascabel, hacía de todo, hasta que un día mi señora [habla de Verónica] que es directora de escuela empezó a detectar señales, tics, que indicaban que algo estaba pasando", relata Eduardo.

En diciembre de 2011, Lautaro ya tenía el diagnóstico y la esperanza estaba puesta en el trasplante de médula ósea. "Hablar de la campaña es hablar de un milagro. En tan sólo tres meses juntamos la cifra. El barrio de Flores se empapeló con la cara de Lautaro, los padres del colegio Nra. Sra. Misericordia, deportistas y cantantes famosos se pusieron todos a disposición. Recibíamos donaciones que iban desde dos hasta los diez pesos", dice Fabián Álvarez, integrante de la fundación Lautaro Te Necesita, entidad que crearon tras la operación del niño para seguir ayudando a otros chicos que también requieran de viajar al exterior para tratarse.

En el caso de las mamás de N.A.Dia también batieron tiempo récord tras obtener la media sanción en el Senado. "Iniciamos otra petición para que se trate en Diputados y en tan sólo 48 días conseguimos sacar la ley por unanimidad en ambas cámara", señala Constanza.

Y agrega: "Todo gracias a que también tuvimos una excelente respuesta de la gente. En cada petición logramos juntar 100 mil firmas. Al ser virtual, cada una de ellas se transforma en un mail que le llega a la persona que se tiene que hacer cargo de resolver el problema. Por lo tanto, es una forma efectiva de 'molestar' por así decirlo, para que no se olviden del tema".

Ayuda sustentable

Las acciones para ayudar a otros pueden ser tan pero tan pequeñas que sólo impliquen recolectar tapitas de gaseosa. Al juntar muchas, de todos los colores y a lo largo de varios años se pueden lograr resultados increíbles, como recolectar dinero para que un hospital pueda tener y equipar dos quirófanos totalmente a nuevo.

Aunque parezca un acto mágico, el hecho es real y se dio mediante el Programa de Reciclado de la Fundación Hospital Garrahan, que cuentan con tres campañas basadas en la recolección de tapitas, papeles y llaves. "Lo que nosotros logramos obtener con respecto a los ingresos del programa nos permite solventar más de la mitad de los gastos de la Casa Garrahan", resalta Patricia Gavilán, coordinadora del programa.

Gavilán dispara que, tras varios años llevando a cabo el programa, ya reciclaron 75.532 toneladas de papel evitando así la tala de 1.284.044 árboles medianos; 3.849 toneladas de tapitas, rescatando así 1.539.600.000, y 4214 kilos de llaves recuperando 231.770 llaves de bronce aproximadamente.

"Sin embargo, el reto más difícil es cambiar los hábitos de las personas. Sentimos que es nuestro principal desafío y que, a lo largo de todos estos años, obtuvimos una muy buena respuesta por parte de la gente", asevera Gavilán y añade un dato: "Si ponemos las tapitas que recolectamos una al lado de la otra, no solamente damos la vuelta al mundo, sino que nos sobran 5000 km. Así que realmente la magnitud de la solidaridad de la gente es muy grande".

En la misma línea que el Hospital Garrahan, la Fundación Banco de Bosques lleva adelante una campaña que busca también impactar en el plano educativo, social y ecológico, al juntar botellas de plástico (PET) de agua o gaseosa.

"Cada dos botellas recicladas se salva 1m2 de bosque. Ya llevamos juntados 3.773.200 recipientes, por ende, salvaguardados 1.886.600 m2 de selva", dice Pablo Boniscontro, coordinador de campañas en Banco de Bosques.

"Trabajamos en la zona de la estancia La Fidelidad, un predio de 250.000 hectáreas crítico para la conservación del Gran Chaco Americano: cada hora que pasa se pierde un bosque que equivale a 20 canchas de fútbol -remarca Boniscontro-. El objetivo es crear allí un parque nacional, y con el dinero que juntamos de las botellas plásticas PET reunir fondos para comprar la estancia, con el fin de ser donados al Estado para que se construya el parque".

Un poquito cada uno.

Desde Banco de Bosques señalan que se requiere de la articulación social para llevar a cabo con éxito el proceso. "Hay varios colegios, instituciones y empresas que nos juntan las botellas que, o las llevan hasta la planta de reciclado, o las pasamos buscar a través de varias cooperativas con las que trabajamos en colaboración mutua. Por ende así la campaña no sólo impacta en salvar bosques y ecosistemas naturales, sino que incluye socialmente dando trabajo además de reducir la contaminación por medio del reciclaje", asevera Boniscontro.

Por su parte, la coordinadora del programa de reciclaje de Garrahan explica que, para que la gente vea reflejada su acción solidaria, todos los elementos que ellos recolectan se transforman en otros productos. "Es decir, vuelven a la cadena de consumo: las tapitas se transforman en el 'Ecokit' conformado por un set de palangana y palita para la basura y el papel en rollos de cocina. Ambos se venden en supermercados", apunta Gavilán.

En tanto, las madres de N.A.Dia cuentan que sólo falta un pequeño -pero importante- paso para que todo el sacrificio que hicieron tenga sus frutos: que el Estado reglamente la ley. "Logramos instalar el tema en la agenda política y en la prensa. Ahora iniciamos una nueva petición para que la norma se reglamente porque aún no salió en el boletín oficial y sabemos que las obras sociales se agarran de eso para no cumplir con algo que ya es ley", remarca Constanza.

Y si de cumplir se trata, el 19 de junio de este año, día en el que Eduardo habló con

la nacion, Lautaro celebraba un año más de vida. "Si bien perdió su motricidad fina y gruesa, estamos trabajando todos los días en su rehabilitación. Está hecho un torito Lauti. Él tiene un aura especial y va a terminar corriendo como lo hacía antes, no lo dudo", concluye Eduardo..

Fuente: La Nación 

Link: http://www.lanacion.com.ar/1707448-cuando-con-pequenos-gestos-conseguimos-grandes-resultados

No hay comentarios:

Publicar un comentario